La larga crisis económica y ocupacional que afecta a España y a otros países de Europa ha determinado un preocupante aumento de la pobreza y de la desigualdad. Un número cada vez mayor de personas tiene dificultades en acceder a bienes y servicios básicos, como la alimentación, la vivienda y el suministro de energía.

Esta evolución del contexto internacional y nacional suponen un gran desafío para la comunidad del desarrollo, ya que requiere romper categorías y esquemas que dejan de estar vigentes y obliga a crear modalidades de trabajo innovadoras y muy específicas para abarcar las problemáticas complejas de las sociedades de los países tradicionalmente considerados en desarrollo, así como de los países considerados desarrollados, que evolucionan hacia una mayor polarización económica y social.

En esta coyuntura, respondiendo a las nuevas demandas de la sociedad, en nuestro país en los últimos tiempos, Fundación MUSOL gracias a la financiación de Obra Social La Caixa, ha iniciado en octubre de este año, 2014, su andadura en el ámbito de la acción social con el proyecto “Redes Solidarias contra el desperdicio de alimentos” que pretende mejorar el acceso por parte de personas en situación de necesidad a los excedentes alimentarios existentes, creando redes locales solidarias.

Diariamente grandes volúmenes de alimentos son desperdiciados y no pueden ser distribuidos a través de los bancos de alimentos, debido a las dificultades y características propias de los actores implicados en la cadena. Por ello, ha sido necesario buscar formas distintas para reducir el desperdicio de alimentos y encontrar canales de recolección y distribución seguras y fiables para los alimentos sobrantes de particulares, restaurantes, pequeños comercios y otros grupos, que normalmente tienen dificultad para dar un destino adecuado a sus alimentos sobrantes.

Gracias al proyecto, se está poniendo en marcha un sistema autosostenible e innovador que facilitará el encuentro entre la “oferta” de alimentos de actores preocupados por los excedentes de sus restaurantes, tiendas o casas, con la “demanda” de alimentos de las personas más necesitadas, cuyas condiciones económicas no les permiten adquirir los productos necesarios. Todo ello se realizará, poniendo en contacto a los actores que existen y que ya actúan a nivel local para hacer frente a las emergencias sociales. Estos actores serán principalmente los servicios sociales de los ayuntamientos con los que MUSOL trabaja habitualmente por ser estas las instituciones más cercanas a la población y que mejor pueden responder a sus necesidades.

El instrumento que servirá para materializar la iniciativa y será utilizado como “punto de encuentro” de oferta y demanda es una plataforma web, de esta manera, se reduce la compleja logística que supone la creación de un sistema físico de recolección, almacenaje, conservación y distribución de alimentos. La web será la herramienta para crear redes de personas que donan y distribuyen alimentos sobrantes y personas que los reciben por su situación de pobreza.

En la web, existirá un apartado en el que se podrán dar de alta los restaurantes, comercios o personas individuales que desean donar sus alimentos excedentes y donde se indicará el tipo de alimentos, la cantidad aproximada disponible y la frecuencia y modalidad para la recogida y el consumo.

En otro apartado, se darán de alta los usuarios que necesitan pedir los alimentos, donde existirá la opción de que el alta sea realizada directamente por las personas interesadas o que sea realizada por medio de instituciones u organizaciones activas en la asistencia social. Esta última opción es muy importante porque permite llegar a las personas necesitadas que no tienen acceso a internet.

Esta herramienta informática se convierte en definitiva, en un servicio a disposición, también, de estas instituciones para responder a las demandas que reciben en cuanto a asistencia en alimentos. Existirá la opción de pedir el apoyo de un voluntario para la entrega de alimentos para determinados grupos de demandantes que pueden tener impedimentos objetivos para desplazarse (minusválidos, enfermos, ancianos, etc.). Por ello, nuestra página web dinamizará también el  voluntariado a nivel de barrio. La sostenibilidad de la página web se logrará mediante publicidad, según normas claras y coherentes con el carácter del proyecto y los valores de MUSOL.

La plataforma web del proyecto estará disponible en los primeros meses de 2015, inicialmente, únicamente para el área metropolitana de Valencia. Una vez afinado el mecanismo de funcionamiento del sistema y puesto en práctica con éxito, la iniciativa será ampliada a otras zonas de España.

La financiación de la Obra Social La Caixa ha hecho posible este proyecto innovador con el cual fundación MUSOL fortalece su trabajo de apoyo social a las poblaciones más marginadas en España, porque infelizmente el hambre y la pobreza no conocen fronteras.

El contenido de esta publicación es responsabilidad exclusiva de La Fundación MUSOL y no refleja necesariamente la opinión de la Obra Social La Caixa.

Financiado por:

obrasocial

Para más información:

www.musol.org

sensibilizacion@musol.org

Logo Nuevo Provisional

Anuncios