El Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) presenta en Madrid el Informe de Población Mundial 2012, centrado en la Planificación Familiar, derechos humanos y el desarrollo. La publicación concluye que el acceso universal a la planificación familiar voluntaria en fundamental para el desarrollo, y particularmente para la consecución de  3 de los Objetivos de Desarrollo del Milenio: igualdad de género, reducción de la mortalidad infantil y mejora de la salud materna.

Madrid.- El nuevo Informe sobre el Estado de la Población Mundial 2012 destaca la importancia del acceso a servicios de planificación familiar y a métodos anticonceptivos modernos para millones de mujeres – incluyendo jóvenes, adolescentes y solteras. El acceso a una planificación familiar voluntaria es una de las contribuciones más importantes para el empoderamiento de las mujeres y una de las inversiones más rentables que un país puede realizar para su futuro.
“La planificación familiar reduce considerablemente la tasa de abortos y especialmente, reduce las muertes de mujeres provocadas por abortos inseguros” asegura Luis Mora, Responsable del Área de Igualdad de género, derechos humanos y cultura de UNFPA en la presentación del Informe de Población Mundial 2012.
Luis Mora explicó esta información señalando que aproximadamente el 50% de los embarazos no deseados finalizan en aborto y de ellos, el 98% se da en condiciones inseguras en los países en desarrollo. “Si se consiguiera llegar a los 220 millones de mujeres que aún no tienen acceso a la planificación familiar, se calcula que los aproximadamente 40 millones de abortos que ocurren todos los años quedarían reducidos a 16 millones”.

Por su parte, la directora de Cooperación Multilateral de la AECID, Laura López de Ceraín, ha subrayado que “la salud es un derecho reconocido por todos los Estados. España ha firmado todos los tratados al respecto y cuando hablamos de universalizar los servicios de planificación familiar, especialmente en adolescentes estamos hablando de beneficios múltiples. El acceso universal a la planificación familiar significaría un descenso a menos de la mitad de los abortos y un descenso del 73% de los abortos inseguros, los que ponen en riesgo la vida de las mujeres. Es fundamental que las mujeres puedan elegir el momento y el número de embarazos que pueden tener sin coacciones y sin riesgos para su salud”. Laura López de Ceraín también puso de relieve que de los Objetivos del Milenio marcados por Naciones Unidas, es precisamente el número 5, el que se refiere a la salud materna, en el que menos se ha avanzado.

Garantizar el acceso universal a la planificación familiar voluntaria es una cuestión de protección de los derechos humanos pero también es una materia de desarrollo económico y social. Los estudios analizados concluyen que espaciar los embarazos de tres a cinco años podría reducir la mortalidad infantil en un 46% en los países en desarrollo.

Ver Informe

Fuente: sin excusas

Anuncios