Por Rocio Albertos Gomez Amat Técnico de proyectos de MUSOL expatriada en Senegal

La segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Senegal celebrada el pasado 25 de marzo ha tenido como resultado el mejor de los escenarios planteados, una clara mayoría de Macky Sall, que ha obtenido un 65.8% de los votos convirtiéndose de esta manera en el 4° presidente del país.

A diferencia de otros países africanos, Senegal se ha mostrado como un ejemplo de democracia asentada en el continente. Frente a las revoluciones antidemocráticas y los golpes de estado de sus vecinos (véase el caso reciente de Mali o el de Guinea Conakry en Septiembre 2009) Senegal reafirma su posición como país políticamente estable.

Ejemplo de ello es que pocas horas después del cierre de los colegios electorales, el ya ex presidente de Senegal Abdoulaye Wade, llamaba a su opositor para felicitarle por los resultados, despejando así cualquier tipo de dudas sobre su intención de dejar el palacio presidencial.

8 días después de la primera vuelta, el 2 de abril, Macky Sall juraba su cargo como Presidente de Senegal anunciando ya desde el inicio de su legislatura una política basada en el ahorro y la transparencia. Así, el nuevo presidente ha prometido un ahorro de 100 millones de euros anuales, la eliminación de 20 ministerios, que se elevaron a más de 40 durante el mandato de su predecesor y la estricta vigilancia de los casos de corrupción. Clara muestra de esta intención es que ha impedido que varios miembros del antiguo gobierno dejen el país, entre otros Karim Wade, hasta que se lleve a cabo la auditoria anunciada por el presidente.

Con el objetivo de cumplir sus promesas, el nuevo presidente ha nombrado a un equipo de gobierno marcado por perfiles muy técnicos y poco políticos. Cabe destacar entre ellos al Primer Ministro, Abdoul Mbaye, ex director general del Banco CBAO, al ministro de economía Amadoy Kâne, responsable de la filial en Senegal del Banco BNP de Paris, el ministro de cultura y turismo Youssou N’Dour y el ecologista de origen libanes Ali Haidar que ha sido nombrado como ministro de ecología y medioambiente.

A Senegal se le presenta un futuro de estabilidad y, consecuentemente, progreso. La gente confía en Macky Sall. El tiempo dirá si esta confianza fue bien depositada.

Esta publicación ha sido realizada con el apoyo financiero de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). El contenido de dicha publicación es responsabilidad exclusiva de la Fundación Municipalistas por la Solidaridad y el Fortalecimiento Institucional (MUSOL) y no refleja necesariamente la opinión de la AECID.

Anuncios