Mientras las negociaciones sobre el futuro de la lucha contra el cambio climático pasan desapercibidas, MUSOL trabaja en los países en desarrollo y en España para favorecer la mitigación del cambio climático y la adaptación a sus efectos de las poblaciones más vulnerables.

Por Francesco Filippi, Director del área de proyectos del MUSOL 

A pocas horas del inicio de la cumbre de Durban sobre el cambio climático (28 novembre-9 diciembre de 2011), el debate sobre el futuro de la lucha contra este preocupante fenómeno ha sido reducido al silencio por el desinterés de muchos y el escepticismo tan obstinado como insensato de algunos.

El tema está casi ausente de la agenda de los principales medios de comunicación y nuestros líderes políticos dedican muy pocas palabras a esta cumbre, cuyos resultados serán fundamentales para dar continuidad a los mecanismos internacionales de lucha contra el cambio climático. En 2012 termina el período de reducción obligatoria de las emisiones de gases de efecto invernadero establecido por el Protocolo de Kioto y probablemente, a partir de  2013, la mitigación del cambio climático dependerá únicamente de los esfuerzos voluntarios e individuales de los países. En este contexto, el cambio climático está destinado a modificar radicalmente nuestros territorios y nuestro nivel de vida.

Infelizmente, el silencio que condena a la invisibilidad las negociaciones internacionales sobre el clima, contrasta con el ruido de las catástrofes que cada día afectan a decenas de miles de personas en todo el planeta, en particular en los países más pobres, donde las poblaciones son más vulnerables por su precaria situación socio-económica.

MUSOL, como Organización No Gubernamental de Desarrollo empeñada cada día en el trabajo a favor del desarrollo sostenible en decenas de comunidades y municipios de América Latina y África, conoce bien las consecuencias del cambio climático en las poblaciones más pobres. Las lluvias intensas cada vez más frecuentes destruyen casas, sistemas de agua potable, infraestructuras viarias, educativas, etc. dejando a comunidades completamente desprotegidas, debido también a una incapacidad crónica de adaptarse y responder a estos fenómenos extremos. En América Central, donde MUSOL trabaja desde hace casi 10 años, cada año somos espectadores de fenómenos de este tipo, que intentamos mitigar fortaleciendo municipios y comunidades ante las amenazas más frecuentes del cambio climático. La cooperación al desarrollo tiene un papel fundamental en la mitigación del cambio climático, promoviendo un desarrollo limpio y caracterizado por bajas emisiones de gases de efecto invernadero. Además, la cooperación debe contribuir a la adaptación de los países pobres a las consecuencias del cambio climático. MUSOL está elaborando un kit pedagógico para contribuir a que los actores de la cooperación al desarrollo tengan en cuenta el cambio climático en sus estrategias e iniciativas, proporcionando herramientas y medidas prácticas tanto para la mitigación como para la adaptación al cambio climático, a partir de un enfoque de fortalecimiento de las capacidades locales. El kit ha sido financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo en el marco del proyecto “Cooperación internacional al desarrollo y cambio climático: una tarea global” y será publicado en los próximos meses.

Esperamos que nuestra aportación para mitigar el cambio climático y proteger de sus consecuencias las poblaciones más pobres, contribuya a romper el silencio y el desinterés por el tema. En 2009, la cumbre del clima de Copenhague fue precedida por una atención mediática relevante que alimentó grandes expectativas en la opinión pública. Los resultados de la cumbre fueron decepcionantes y trazaron un camino lleno de dificultades para las negociaciones del futuro del Protocolo de Kioto. Esperamos que la cumbre de Durban, cita a la cual nos acercamos en un contexto de desinterés y con pocas expectativas, nos sorprenda y permita in extremis diseñar un marco internacional compartido y eficaz de lucha contra el cambio climático.

Anuncios