Durante el período de sesiones en Panamá las Partes trabajaron en el texto del examen del objetivo a largo plazo de mantener la subida de la temperatura media mundial por debajo de 2 ºC en comparación con los niveles preindustriales. La negociación durante la CP 17 en Durban se basará en ese texto, y está previsto que las Partes adopten las modalidades iniciales para empezar a trabajar en el examen periódico de la idoneidad de dicho objetivo. Entre las cuestiones que se van a tratar se incluye: una definición más concreta del alcance del examen, las aportaciones al examen, el órgano encargado de supervisar el examen y las actividades y por último el plazo de tiempo.

Para mantener el calentamiento mundial por debajo de 2 ºC las Partes van a continuar trabajando en Durban en la identificación de un objetivo mundial de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero que deberá ser alcanzado como muy tarde en 2050, así como el plazo de tiempo para que dichas emisiones lleguen a su máximo nivel. También se reanudará el debate sobre otros aspectos de una visión común, por ejemplo el acceso equitativo al desarrollo sostenible.

Una evaluación reciente llevada a cabo por el PNUMA de varias vías de evolución de las emisiones teniendo en cuenta con una alta probabilidad (superior a un 66%) de mantener el límite de 2 ºC indica que en general las emisiones llegarían a su máximo nivel antes de 2020, con unos niveles mundiales anuales de unas 44 Gt de CO2 equivalente en 2020. Además, después harían falta reducciones drásticas de las emisiones y/o a más largo plazo habría que conseguir emisiones negativas. La evaluación también indica que, dados los actuales compromisos de reducción de las emisiones, en 2020 estas podrían rondar entre las 49 Gt de CO2 equivalente si los países llevan a la práctica sus compromisos condicionales y 53 Gt de CO2 equivalente si solo llevan a la práctica compromisos incondicionales aplicando normas contables «poco estrictas».

Según la Agencia Internacional de Energía, si no se intensifica la acción antes de 2017, las emisiones mundiales de CO2 permitidas en el «escenario de 450 ppm» estarán «acaparadas» por las centrales eléctricas, las fábricas, los edificios y otros tipos de infraestructura existentes.

La climatología y el estado del clima

Hace unos meses se registraron temperaturas récord que ocuparon los titulares de los medios de comunicación cuando la NASA anunció que 2010 había empatado con 2005 como año más cálido jamás registrado. Los datos de tres destacadas instituciones coinciden en que la última década ha sido la más cálida que se ha registrado, y que las tres décadas anteriores presentan una clara tendencia de subida de las temperaturas. Los datos del Met Office Hadley Center, por ejemplo, permiten identificar una tendencia subyacente de subida de la temperatura mundial de unos 0,16 ºC por década desde finales de los años 70 del siglo pasado.

Los datos proporcionados por la NASA indican que el nivel del mar está subiendo 3,27 mm por año (observación del nivel del mar vía satélite correspondiente al período 1993-2010) y el hielo del océano Ártico está disminuyendo un 11,5% cada década (correspondiente al período 1979-2000). Las mediciones más recientes indican que en estos momentos el nivel medio del mar es 50 mm más alto que en 1993.

La concentración de CO2 en la atmósfera, que actualmente es de 389 ppm, es la más alta de los últimos 800 000 años, y según algunas predicciones esta cantidad podría llegar a más del doble en 2100. Por el momento, alrededor de un 55% del dióxido de carbono emitido con actividades humanas es absorbido por los océanos, las plantas y el suelo, mientras que el resto permanece en la atmósfera.

Las crecientes concentraciones de CO2 y la subida de la temperatura mundial a largo plazo también pueden provocar procesos lentos que amplifiquen el cambio climático, como el posible aumento de la liberación de carbono a gran escala en forma de metano almacenado en sedimentos del fondo marino y el permafrost, o como posibles respuestas de los casquetes polares de Groenlandia y el oeste de la Antártida durante varios miles de años, lo que llevaría gradualmente a cambios a gran escala del nivel del mar.

En este contexto, para mejorar el flujo de información científica hacia el proceso de la CMNUC, en el OSACT 35 que se va a celebrar en Durban se van a considerar cuestiones relacionadas con el diálogo sobre la investigación, incluyendo formas de mejorarlo y teniendo en cuenta las opiniones expresadas por las Partes.

Como parte del tema del mecanismo financiero de la Convención incluido en el programa, el Órgano Subsidiario de Ejecución (OSE) considerará la posible financiación de observaciones climáticas, y está previsto que proporcione orientación adicional en este sentido. La secretaría ha recopilado la información presentada por las Partes en relación con el apoyo prestado a países en desarrollo y con actividades realizadas para fortalecer las redes existentes de observación y supervisión sistemática y para establecer nuevas redes si es necesario (véase el documento FCCC/SBI/2011/INF.10).

En Durban se celebrará un evento paralelo dedicado a la financiación de observaciones climáticas que ilustrará cómo se están financiando actualmente dichas observaciones en países en desarrollo, por ejemplo en el contexto del FMAM, los mecanismos de cooperación del Sistema Mundial de Observación del Clima y otros. Este evento, programado para el jueves 1 de diciembre a las 18.30 h, consistirá en un debate sobre las necesidades actuales así como las posibles opciones para fortalecer la financiación de las observaciones climáticas en el contexto de la CMNUCC.

En Durban también se celebrará un evento paralelo dedicado a los avances de la ciencia del cambio climático, programado para el viernes 2 de diciembre a las 13.15 h y enfocado especialmente a África.

Anuncios